En tal día como hoy, del año 1865, en El Callao, de Lima, muere, en el muelle del puerto, peleando como un valiente, el Cabo de Mar Esteban Fradera, de la dotación de la fragata “Resolución”.

Fragata blindada Méndez Núñez (ex Resolución)

Tras la firma del Tratado Vivanco-Pareja se zanjaba la crisis entre España y Perú a causa de las intervenciones españolas en Santo Domingo y México de 1861. Para demostrar la amistad entre ambas naciones, la flota del Pacífico española atracó en el puerto del Callao dando franco paseo a toda la dotación.

Ciento ochenta hombres de la tripulación, entre ellos una treintena de oficiales, se esparcieron tranquilamente por las calles de Lima y el Callao.

A las cuatro de la tarde una turba organizada por el partido contrario al presidente Peset, comenzó a agredir a los españoles que se encontraban por las calles. Creció el alboroto, muchos pudieron descolgarse por los balcones de los restaurantes y otros se arrojaban al mar perseguidos. Entre los perseguidos se hallaba el catalán Estéban Fradera Bohigas, de Malgrat, cabo de cañón de la fragata “Resolución”, que tras correr por las calles perseguido y agredido llegó al muelle y contempló una triste situación: los botes se habían ido. Entonces se detuvo, sacó su cuchillo y se enfrentó a los violentos.

El cabo Fradera

Recibió entonces una fuerte pedrada que le arrancó un ojo, quedándosele colgando. Cogió su cuchillo y se lo cortó, y furioso se lanzó sobre la turba. Mató a tres e hirió de gravedad a siete antes de recibir otra pedrada en la cabeza que lo tiró al suelo, entonces los que le rodeaban se arrojaron sobre él y le hicieron pedazos. Seguramente estos ataques tuvieron mucho que ver en el bombardeo que la Armada realizó sobre este puerto tiempo después.

Ante semejantes agresión las autoridades españolas exigieron explicaciones, que fueron dadas por el gobierno del Perú, castigando a los culpables e indemnizando a la familia del cabo Fradera con 6.000 pesos.

El Gobierno español, en homenaje de este buen morir, dispuso que un patrullero llevase el nombre de Cabo Fradera, en memoria de aquel valiente que, como dicen las efemérides de la Armada: se batió como un león y cayó luchando por el honor de su uniforme y su Patria.

Compartir