En la actual España y tras haber iniciado en 1233 la conquista del territorio valenciano, que cuenta ya con tres siglos de dominio sarraceno marcados por los reinos taifas de Balansiya, Alpuente, Denia, y Murcia, el rey Jaime I el Conquistador hace en este día su entrada triunfal en la ciudad mediterránea de Valencia.

Una entrada victoriosa que se produce después de haber pactado con el rey moro de Valencia Abul Djumayl Zayyan, el 28 de septiembre anterior, la capitulación de la ciudad.


La táctica utilizada fue la misma que había utilizado el Cid siglos antes, ir conquistando las distintas fortalezas, torres o pueblos que rodeaban la ciudad e impedir el suministro de alimentos para que la ciudad fuera debilitándose poco a poco.

Estas fortificaciones formaban parte del sistema defensivo de Valencia y cuando tropas hostiles se acercaban, la ciudad era avisada rápidamente por señales de humo. Todo esto convenció la rey de la necesidad de ir desmantelando previamente el complejo.

Este día, se celebró la primera misa donde actualmente se encuentra la Catedral de Valencia, existiendo una capilla que lo recuerda.

Compartir