Marco Polo (nacido en Venecia el 15 de septiembre de 1254) fue un mercader veneciano, conocido por ser, junto a su padre y su tío, uno de los primeros exploradores europeos en viajar hasta China a través de la Ruta de la Seda. Marco Polo recogió sus experiencias en un diario, hecho que ha permitido que su nombre perdure a lo largo de los siglos.

El primer viaje de la familia Polo -sin Marco- por la Ruta de la Seda se inició en Venecia en el año 1255 y concluyó en Pekín en 1266, previo paso por Grecia, Constantinopla, el mar Negro, el río Volga, el mar Caspio o las interminables montañas y desiertos de Asia Central, por citar sólo algunos lugares.

En su segundo viaje, Marco Polo ejerció como emisario del Papa, llevando al Kublai Kan -el último Gran Kan del Imperio Mongol- la respuesta del máximo representante de la iglesia cristiana a la petición del anterior para recibir a gente ilustrada que enseñase a los orientales otra forma de vida.

Marco Polo partiendo de Venecia hacia una de sus travesías por el lejano Oriente, según una miniatura del siglo XIV impresa en el manuscrito de sus Viajes.

Marco Polo se ganó el favor del Kublai Kan, de quien fue consejero durante 17 años. Durante aquel tiempo, el comerciante italiano fue testigo de los logros de la civilización china, forjando su leyenda pluma en mano.

Cuando la familia Polo manifestó el deseo de partir, Kublai Kan no se opuso aunque les confió todavía una última misión: escoltar hasta Persia, en un trayecto por vía marítima, a una princesa china que iba a casarse con un kan persa.

En el año 1295 los Polo llegaron a Italia, donde fueron recibidos con tantas muestras de interés como de incredulidad, por lo que se vieron obligados a exponer sus riquezas para que la gente creyera sus historias.

Retrato del Gran Kan (1294).

Más adelante, en el transcurso de una batalla naval entre las flotas de Génova y Venecia, Marco Polo, capitán de una galera veneciana, fue capturado por los genoveses. Durante los tres años que permaneció prisionero dictó el relato de su viaje a un compañero, escritor de profesión; de este modo, el viaje de Marco Polo quedó recogido bajo el título de El descubrimiento del mundo, también conocido como El millónLibro de las maravillas del mundo.

Estas narraciones constituyen el primer testimonio fidedigno del modo de vida de la civilización china, de sus mitos y sus riquezas, así como de las costumbres de sus países vecinos: Siam (Tailandia), Japón, Java, Cochinchina (que corresponde a una parte de Vietnam), Ceilán (hoy Sri Lanka), Tíbet, India y Birmania.

La leyenda cuenta que Marco Polo introdujo en Italia algunos productos de China, entre ellos los helados, la piñata y la pasta, especialmente los espaguetis. Sin embargo, esta leyenda está muy cuestionada. Por ejemplo, hay pruebas de que la pasta era conocida en Grecia e Italia desde la antigüedad. Incluso en la España árabe hay referencias escritas acerca de los fideos (llamados entonces aletría) desde el siglo XII.

Marco Polo, hacia 1310.

El libro escrito por Marco Polo, a pesar de que muchas de sus aseveraciones, en su época, se pusieron en duda, inspiró a muchos viajeros y exploradores. El mismísimo Cristóbal Colón tenía una copia, con anotaciones manuscritas suyas en los márgenes.

Compartir