Tal día como hoy de 1888 en Londres, se encuentra el cadáver de Annie Chapman, la segunda víctima de asesinato de Jack el Destripador.

La violenta muerte de Chapman se considera el segundo homicidio incuestionable en la demoníaca saga del destripador más famoso de todos los tiempos. Durante la madrugada, en el tenebroso barrio de Whitechapel, apareció el cuerpo mutilado de esta prostituta.

El abdomen lucía rajado, y los intestinos, quitados de su cavidad, estaban esparcidos en torno al hombro izquierdo. El seccionamiento de la garganta fue producido por un corte tan hondo que casi había desprendido la cabeza del tronco en lo que parecía un intento de decapitación.

Al famoso asesino le quedaban aún tres crímenes más -aunque se le atribuyen muchos más- para consumar su leyenda. Una carta enviada, supuestamente, por el asesino al presidente del Comité de Vigilancia de Whitechapel, George Lusk, le ayudaría a encumbrarlo hasta el olimpo de los asesinos en serie de la Historia. El paquete iba acompañado de un riñón.

Desde el Infierno

Mr Lusk
Señor
Os envío la mitad del
riñón que tomé de una mujer
la preservé para vosotros. La otra pieza
la freí y la comí, fue muy agradable.
Quizá os envíe el ensangrentado cuchillo
que lo sacó si sólo aguardáis un poco
más.
firma
Atrapadme cuando
Podáis.

Compartir