Nace el político romano Marco Coceyo Nerva, quien se convertiría en emperador del Imperio desde el 96 hasta su muerte en el año 98.

Al acceder al trono contaba con sesenta y seis años y era un reputado senador que había dedicado su vida al servicio del Imperio durante los reinados de Nerón, Vespasiano, Tito y Domiciano. Bajo Nerón fue miembro del séquito imperial y desempeñó un importante papel en el descubrimiento de una conspiración contra el emperador.

El 18 de septiembre del año 96, el emperador Domiciano fue asesinado durante una conspiración palaciega en la que se vieron implicados varios miembros de la guardia pretoriana y varios libertos. Al día siguiente el Senado le nombró emperador y él tomó el nombre Emperador Nerva César Augusto.​

Como nuevo monarca juró restaurar los derechos que habían sido abolidos o simplemente dejados de lado durante el reinado de Domiciano. Sin embargo, su administración estuvo marcada por problemas financieros y por su falta de habilidad a la hora de tratar con las tropas. Una rebelión de la guardia pretoriana en el año 97 lo forzó a adoptar como su heredero y sucesor al popular Marco Ulpio Trajano, quien lo sucedería tras la muerte natural de Nerva el 27 de enero de 98 tras aproximadamente dieciocho meses de reinado.

En el año 100, cuando finalmente Trajano se trasladó a Roma, este emperador se hizo cargo de la deificación de su padre adoptivo.

Aunque se desconoce gran parte de su vida, fue considerado por los historiadores antiguos un emperador sabio y moderado. Esta opinión ha sido seguida por historiadores modernos como Edward Gibbon, quien llama a Nerva y sus cuatro sucesores los cinco buenos emperadores.

Compartir