Tal día como hoy de 1940, se iniciaba el bombardeo de Londres por parte de la Alemania nazi. Más conocido como el ‘Blitz’ o ‘guerra relámpago’, los objetivos de Hitler eran aniquilar áreas industriales y centros civiles. Unos ataques que más tarde serían conocidos como la Batalla de Inglaterra.

Los planes del Führer y de Hermann Göring eran los de destruir la Real Fuerza Aérea (RAF) y desmoralizar a Gran Bretaña dentro del marco de la II Guerra Mundial. Todo ello en respuesta a los ataques británicos a Berlín. El llamado ‘Blitz’ duraría hasta mediados de mayo de 1941.

Sin embargo, el ingenio británico sacó pecho y con una gran labor de propaganda se resaltó con orgullo que el Big Ben y la Catedral de San Pablo habían logrado permanecer intactos. Se trató casi como si fuera un milagro y la moral de sus gentes nunca decayó.

A pesar de todo ello, la Luftwaffe no tuvo piedad en esos 8 meses de fuego aéreo. Más de 40.000 personas murieron y cerca de 1,4 millones se quedaron sin hogar durante los bombardeos.

Compartir