En el marco de la Segunda Guerra Mundial, comienza la batalla de Montecassino (también conocida como la batalla por Roma). Se trata de una serie de duras batallas, peleadas por los Aliados, con la intención de atravesar la Línea Gustav y tomar Roma.

Ruinas de la abadía después de la batalla.

La contienda se encontraba en sus momentos decisivos, el EJE había pasado a la defensiva. En Italia, Mussolini ha sido derrotado y es por ello que los alemanes la invaden al ver la incapacidad del ejército italiano frente a los aliados.

Estadounidenses y británicos (junto con franceses y polacos) desembarcaron en 1943 en Sicilia y habían avanzado rápidamente hasta llegar a la zona de Montecassino, centro de la Línea Gustav -abajo, en la imagen- esta era una línea de defensa construida por los alemanes en el centro del país.

Los aliados intentaran romper este frente cuatro veces entre el 4 de enero y el 19 de mayo. El primer ataque aliado fue efectuado por los estadounidenses, al principio sin apoyo de tanques. Pero este fue repelido con notables bajas. Varios días después se intentaría de nuevo con algunos tanques sherman, pero fue igualmente repelido. Y es que para llegar al pueblo de Montecassino había que cruzar el río Rápido que, además, siempre estaba vigilado desde las alturas.

Vista del valle de Cassino y un paracaidista alemán en Monte Cassino en febrero de 1944.

Los alemanes estaban bien parapetados en la cima de Montecassino, donde abundaban los refugios y los bunkeres que aguantaban los ataques de artillería y bombardeos enemigos.

En lo alto de esta cima se encontraba la abadía de Montecassino, fundada en el año 524 por Benito de Nursia, y que fue destruida completamente por un bombardeo aliado y que los alemanes usaron después para apostar paracaidistas y hacer una defensa feroz.

Un B-17 Flying Fortress bombardeando la abadía el 15 de febrero.

El día 11 de febrero tras más de un mes de lucha, los franceses comenzaron un nuevo ataque contra las posiciones germanas que también fracasó. El día 28 de marzo los aliados recibieron refuerzos y el 11 de mayo empezó el ataque definitivo contra las posiciones alemanas que ya estaban muy desgastadas.

La punta de lanza fueron las tropas franco-polacas que conquistaron la zona el día 18 de mayo. Cuando entraron en el monasterio nada más que quedaban heridos y médicos. El grueso del ejército alemán se había retirado a nuevas posiciones defensivas más hacia el norte.

Paracaidistas alemanes en Monte Cassino.

Durante esta batalla los alemanes perdieron 20.000 soldados y los aliados 54.000.

 
Compartir