En premio a su heroico comportamiento en el combate habido en las estribaciones del Gurugú (Melilla), el 23 de julio de 1909, se concede en este día la Cruz Laureada de San Fernando al teniente don Rafael de los Reyes Ortiz, quien al haber resultado herido de gravedad durante un avance continuó, no obstante, al frente de sus hombres, mandando fuego por descargas y animándoles con el ejemplo y con sus palabras hasta caer muerto.

Compartir