El huracán de categoría 4 Katrina toca tierra cerca de Nueva Orleans, Luisiana. A pesar de ser sólo la tercera tormenta más poderosa de la temporada de huracanes de 2005, Katrina fue el peor desastre natural en la historia de los Estados Unidos.

Tras producirse al sur de la Florida, el 25 de agosto, como huracán de categoría 1, Katrina fue cogiendo fuerza antes de llegar a la costa del Golfo el 29 de agosto. Además de devastar Nueva Orleans, el huracán causó daños en las costas de Mississippi y Alabama, así como en varias zonas ode Luisiana.

El entonces alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, ordenó la evacuación de la ciudad el 28 de agosto, cuando Katrina brevemente alcanzó el nivel 5. Se estima que 150.000 personas, que, o bien no querían o no tenían los recursos para irse de la ciudad, ignoraron la orden y se quedaron.

La tormenta trajo vientos sostenidos de casi 240 kilómetros por hora, que arrancaron las líneas eléctricas, lanzó coches por los aires y destruyó numerosos hogares. El 80 por ciento de la ciudad quedó inundada anegando barrios hasta los tejados de las casas.

Compartir