Fallece en Madrid Francisco Hernández de Toledo, médico, ornitólogo y botánico español, de la época de Felipe II. Nacido en 1514 en La Puebla e Montalbán, Toledo, es conocido y reconocido por la denominada como ‘Comisión a Nueva España’. Se trata de la primera expedición científica al Nuevo Mundo, gracias a la cuál se introdujo en Europa -entre otros- la piña, el grano de cacao o el maíz.

En 1570, Hernández de Toledo sería elegido por Felipe II para dirigir una expedición científica a América y estudiar las plantas medicinales de la región. En agosto de 1571 comenzó ese periplo, junto a su hijo, y desembarcó en febrero de 1572 en Veracruz. Durante tres años recorrió México y América Central junto con geógrafos, pintores, botánicos y médicos nativos, recogiendo y clasificando especies botánicas de todo tipo. También estudiaría la cultura y las prácticas medicinales del pueblo Nahuas -mexicano-, tomando notas y preparando las numerosas ilustraciones ayudado por tres pintores indígenas que había sido bautizados como Antón, Baltazar Elías y Pedro Vázquez.

Desde marzo de 1574 hasta su regreso a España en 1577, Hernandez vivió en México donde llevó a cabo numerosas pruebas médicas de las plantas, reuniendo todos los saberes en una gran recopilación de datos. En 1576 durante la gran epidemia que mató a millones de aztecas -conocida como cocoliztli-, Hernández realizó autopsias en el Hospital Real de San José de los Naturales en colaboración con el cirujano Alonso López de Hinojosos y el médico Juan de la Fuente.

Una epidemia de la que nunca se supo su origen, hasta que estudios recientes han descubierto que se trataba de salmonela.  Hernández dejaría plasmado por escrito los síntomas con exactitud clínica: fiebres altas, dolores en el estómago, diarreas y hasta sangrado, lo que provocaba que las víctimas fallecieran en cuestión de días. Ninguno de los síntomas se correspondían con las enfermedades conocidas en la época como el sarampión o la malaria.

Hernández también llevó a cabo la traducción al español del tratado de historia natural de Plinio el Viejo. Desde luego, su obra abarca un trabajo impresionante, compuesto de 24 libros de plantas, uno sobre la fauna, uno de minerales y diez volúmenes de pinturas e ilustraciones que se trajo a España para que fueran publicados.

José de Acosta, jesuita, antropólogo y naturalista español que desempeñó importantes misiones en América,  calculó que el coste total de la expedición de Hernánez. Esta representó aproximadamente unos 60.000 ducados, una suma enorme para ese tiempo. O sea, más de 1 millón y medio de euros de ahora, pero con el increíble valor de hace quinientos años. Una locura.

 

Compartir