En el marco de la Guerra Civil Española, se trasladan las reservas de oro del Banco de España desde Cartagena hasta Odesa, puerto soviético del Mar Negro. Y de ahí, partirían hacia la URSS. Sería conocido como el “Oro de Moscú” u “Oro de la República”.

Se trató de una operación de apropiación y traslado de 510 toneladas de oro en monedas, correspondientes al 72,6% de las reservas de oro del Banco de España, desde su depósito en Madrid hacia la Unión Soviética, a los pocos meses del estallido de la contienda española, por parte del gobierno de la II República, presidido por Francisco Largo Caballero. Se realizó a iniciativa de su ministro de Hacienda, Juan Negrín -en la foto, junto a Franco-.

Desde entonces, Negrín firmó órdenes de venta para que los soviéticos suministraran armas al bando republicano. Sin embargo, en 1938 Rusia afirmó que las existencias de oro ya se habían agotado. ¿Era cierto? Setenta años después, las especulaciones sobre si Rusia se quedó con el dinero o éste regresó a la España de Franco siguen en el aire.

Compartir