En la ciudad española de Zamora nace la leyenda del motociliclismo Ángel Nieto.

Entre 1969 y 1984 logrará el campeonato del mundo en 13 ocasiones, seis en la categoría de 50 cc y siete en la de 125 cc. Cuando se retire en 1986 con 39 años, habrá ganado 90 Grandes Premios.

Desgraciadamente, el 26 de julio de 2017, a las 10:30 h., en Santa Eulalia del Río (Ibiza), el 12+1 veces campeón del mundo de motociclismo, sufría unas gravísimas heridas a causa de un accidente de tráfico cuando daba un paseo en quad. Nieto perdería la vida días después, el 3 de agosto, a los 70 años, tras permanecer una semana en coma inducido.

Nacido en el seno de una familia humilde, emigró a Madrid a los diez años, y se colocó de aprendiz en un taller de Vallecas para contribuir al presupuesto familiar. Sin medios para adquirir una montura con la que participar en competiciones oficiales, se trasladó a Barcelona, donde encontró un empleo en la fábrica de motocicletas Derbi.

Su primera máquina le costó dos mil pesetas; era de segunda mano y no pasaba de los 40 kilómetros por hora, pero con ella empezó su aprendizaje. Inició su trayectoria deportiva en carreras de aficionados y comenzó a correr en los circuitos, aunque falsificando su edad.

Los espectaculares números de su palmarés y su arrojo y pericia como piloto hicieron de él una verdadera leyenda, sólo comparable con la del piloto italiano Giacomo Agostini en las grandes cilindradas. Aunque sus triunfos hay que asociarlos en gran parte a la marca española Derbi, corrió también con Morbidelli, Kreidier, Bultaco, Minarelli y Garelli.

En 1986 decidió retirarse…

“porque un día u otro te tienes que ir, porque ya no me divierto en la moto y porque, cuando estás pensando en retirarte, pierdes un segundo en cada vuelta”

Tres años después inauguró en Madrid el Museo Ángel Nieto, donde se muestran las motocicletas con las que ganó los campeonatos del mundo, además de condecoraciones, trofeos, fotografías y grabaciones en vídeo.

Hombre muy supersticioso, fue el maestro de la nueva generación de pilotos españoles que destacó en la escena motociclista internacional a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990.

En 1999, el joven piloto español Emilio Alzamora se hizo con el título mundial de 125 cc siendo Ángel Nieto el director técnico de su equipo; una año antes había debutado como mánager del equipo Vía Digital, con la marca Aprilia. Desde 1989 ejerció de forma habitual como comentarista deportivo para la televisión. Recibió la Medalla de Oro de la Orden del Mérito Deportivo (1987) y la Gran Cruz del Mérito Deportivo (1993) en reconocimiento a su trayectoria.

Compartir