En España, con tan sólo 3 años, es proclamada reina Isabel II. Al ser menor, su madre ejercerá la regencia hasta 1840.

El infante Carlos María Isidro, basándose en la Ley Sálica promulgada en 1735, se niega a reconocerla como reina de España, lo que provocará la primera guerra Carlista -abajo, representada en la pintura-.

Isabel II, llamada “la de los Tristes Destinos” o “la Reina Castiza” (Madrid, 10 de octubre de 1830-París, 9 de abril de 1904),​ fue reina de España entre 1833 y 1868,. Esto provocó la insurgencia del infante Carlos María Isidro -abajo, en la imagen-, hermano de Fernando VII y tío de Isabel II, quien, apoyado por los grupos absolutistas (los denominados “carlistas”) ya había intentado proclamarse rey durante la agonía de Fernando.

Isabel II reinó durante un período de transición en España en el que la monarquía cedió más poder político al parlamento, pero puso continuas trabas a la participación de los ciudadanos en asuntos de gobierno.

En el terreno de la lucha por las libertades democráticas su reinado fue un fracaso; también se falsearon las instituciones y se propagó la corrupción electoral. Ningún partido que hubiera organizado unas elecciones las perdió en ese periodo. Si hubo cambios fue por la interferencia de una casta militar que cambiaba gobiernos a base de pronunciamientos o golpes de estado de uno u otro signo.

Según algunos autores, el reinado de Isabel II se podría catalogar como uno de los más corruptos en la historia de España.

Compartir