Nace el que sería primer emperador de Roma, César Augusto.

Gobernó entre el 27 a. C. y el 14 d. C., convirtiéndose así en el emperador romano con el reinado más prolongado de la historia.

Nacido bajo el nombre de Cayo Octavio Turino, fue adoptado por su tío abuelo Julio César en su testamento, en el año 44 a. C. Desde ese instante y hasta el 27 a. C. pasó a llamarse Cayo Julio César Octaviano. A partir de ese año. el Senado le concedió usar el cognomen de «Augusto», y por consiguiente se convirtió en Emperador César Augusto.

El joven Octavio se convirtió en heredero de Julio César tras el asesinato de este en 44 a. C. Un año después, en 43 a. C., conformó junto a Marco Antonio y Lépido una dictadura militar conocida como el Segundo Triunvirato. Como triunviro, Octaviano gobernó Roma y la mayor parte de sus provincias como un autócrata, haciéndose con el poder consular tras las muertes de los cónsules Aulo Hircio y Pansa y haciéndose reelegir a sí mismo todos los años.

Tiempo después, el triunvirato se iría rompiendo ante las ambiciones de sus creadores: Lépido fue obligado a exiliarse, mientras que Marco Antonio terminó suicidándose tras su derrota en la batalla naval de Accio frente a la flota de Octavio, dirigida por Agripa en 31 a.

Una vez finalizada la guerra con Egipto, Octavio decide entregar al Consulado y al Senado su poder, advirtiendo que dejaría la política. Tanto los cónsules como los senadores no podían permitir ello ya que Octavio acababa de unificar y crear el Imperio y deciden entregarle el título «Augustus».

Si bien tenía todo el poder en sus manos, no se abolió la Constitución Romana y por ello esta época se conoce como el Principado de Augusto. Esta época fue de gran crecimiento para el Imperio, llegando a sentar las bases que se mantendrían durante los próximos 400 años.

Tras su muerte, a los 77 años de edad, el pueblo romano solicitó divinizarlo y por ello el nombre de «Augustus» sería utilizado como título por los posteriores emperadores, al igual que el de César. Su cuerpo fue trasladado por toda Roma rindiendo honores y posteriormente fue quemado en el Campo de Marte. Le sucedió en el poder su hijo adoptivo Tiberio.

Compartir