De Palos de la Frontera (Huelva) despega el hidroavión modelo Dornier Wal, bautizado como “Plus Ultra” –Más allá, en latín- con los aviadores Ramón Franco -hermano más joven del general Francisco Franco-, Ruiz de Alda, Durán y Rada -todos en la foto de arriba-, con destino a Buenos Aires (Argentina).

Recorrerán 10.270 km en 59 horas y 39 minutos de vuelo en varias etapas y llegarán al río de la Plata el 10 de febrero cumpliendo el sueño de unir por aire Europa con Latinoamérica. Las escalas realizadas serán en Las Palmas de Gran Canaria, Praia (Cabo Verde), Fernando de Noronha (Pernambuco, Brasil), Recife (Pernambuco, Brasil), Río de Janeiro y Montevideo (Uruguay).

El Plus Ultra sobrevuela el Río de la Plata a su llegada a Buenos Aires.

El aparato no regresó a España con los triunfantes aviadores: el rey Alfonso XIII lo donó a la Armada argentina –que lo empleó como avión correo– y en la actualidad se exhibe restaurado en el Museo Provincial Enrique Udaondo de la ciudad de Luján.

El vuelo del hidroavión, como en toda aventura que se precie, no estuvo carente de vicisitudes y peligros, sobre todo a causa de los fuertes vientos y la falta de combustible en una de las etapas que por poco acaba en tragedia.

En otra ocasión, se rompió la hélice posterior y hubo que arreglarla en vuelo. Los distintos despegues desde el agua obligaban a continuos aligeramientos del avión. También hubo que afrontar la competencia del marqués de Casagrande, aviador italiano que, impulsado por Mussolini, pretendía cubrir la misma ruta a mayor gloria de la Italia fascista en un Savoia S.55, el Alcione, aunque no pasó de África.

El Plus Ultra en el puerto de Palos de la Frontera antes de iniciar el vuelo.

El famoso cantor Carlos Gardel grabó en Barcelona un tango llamado «La gloria del águila» en homenaje al Plus Ultra:

“Desde Palos, el águila vuela
y a Colón, con su gran carabela,
nos recuerda con tal emoción
la hazaña que agita todo el corazón.

Y cantarán con todas las naciones
entrelazando los corazones,
y en tal clamor surge un tango argentino
que dice a España, madre patria de mi amor.

Dos países en un noble lazo,
con el alma se dan un abrazo.
Es la madre que va a visitar los hijos
que viven en otro hogar”A fines de la década de los ochenta fue enviado a España para realizar una restauración general, con el objeto de reeditar la hazaña de 1926. Sin embargo, el estado general del “Plus Ultra” era tan malo que era necesaria una reconstrucción casi completa. y se desechó la idea. Por cu parte, una réplica está expuesta en el Museo del Aire de Madrid (en el aeródromo de Cuatro Vientos).

Cabe decir que los dramáticos acontecimientos que se fueron sucediendo después del raid aéreo español –la llegada de la República, la Guerra Civil, la dictadura– contribuyeron indudablemente a difuminar este heroico episodio en la memoria. Sin descartar, obviamente, la impopularidad para muchos del apellido Franco unido a aquella gran aventura.

Ramón Franco en 1926.

Tras el inicio de la Guerra Civil, el general Franco hizo a su hermano comandante de la base de hidros de Pollensa, en Mallorca. El aviador, que no contaba con muchas simpatías en el bando rebelde a la vista de su pasado republicano, murió en octubre de 1938 al estrellarse en el mar el hidroavión italiano que pilotaba en misión de bombardeo (supuestamente), sumándose a la lista de mandos fallecidos en sospechosos accidentes aéreos.

En cuanto a Julio Ruiz de Alda, durante los años de la II República fue co-fundador de Falange Española​ y murió asesinado en la matanza de la Cárcel Modelo de Madrid, al mes de iniciada la contienda española.

Juan Manuel Durán, otro de los pilotos, falleció a consecuencia de un accidente en una exhibición aérea en la ciudad de Barcelona, en julio de 1926. Sus restos yacen en en Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando.

Pablo Rada, el mecánico y cuarto ocupante de aquel vuelo, fallecería el 18 de mayo de 1969 a causa de un colapso cardíaco en el Sanatorio de la Marina en la localidad madrileña de Los Molinos.

Sea como sea, es innegable que el “Plus Ultra” y su vuelo han de ser recordados entre las grandes aventuras aéreas españolas y mundiales.
El Plus Ultra en el Museo de Luján (Argentina).
Compartir