Fallece el general norteamericano George Patton en el Hospital de Heidelberg (Alemania), tras haber resultado gravemente herido en un accidente de tráfico el día 9 de este mismo mes.

Patton fue un famosisímo general durante la Segunda Guerra Mundial. En sus 36 años de carrera, fue de los primeros en abogar por los carros blindados, mandando importantes unidades de ellos en el norte de África, en la invasión de Sicilia y en el teatro de operaciones europeo.

El general de división Patton al comienzo de la Campaña de África.

Pese a que muchos han visto a Patton como un guerrero puro y feroz, lo que le ganó el sobrenombre de general “Sangre y Agallas”, la historia lo ha dejado con la imagen de un brillante, pero solitario líder militar salpicado por insubordinaciones, transgresiones y periodos de cierta inestabilidad emocional.

Siguió la carrera militar por tradición familiar, graduándose en la Academia de West Point en 1909, y luchó en la Primera Guerra Mundial en una unidad de carros de combate (1917-1918).

El general Eisenhower le encomendó el mando del Tercer Ejército norteamericano, que permaneció en la retaguardia durante el desembarco de Normandía. Luego le mandó avanzar por el norte de Francia hacia el corazón del Tercer Reich, una misión que cumplió con inusitada rapidez, desafiando los principios clásicos de la estrategia y levantando polémicas por su exceso de rigor hacia los soldados.

Patton introdujo su ejército por la brecha de Avranches; mientras una parte de sus hombres ocupaba Bretaña, avanzó con el resto por Mayenne, Laval, Le Mans, Orléans, Reims, Châlons, Épinal y Metz, utilizando la velocidad y la sorpresa para desbordar a las unidades enemigas.

El general Patton saluda al general británico Bernard Montgomery (1943).

Patton detuvo la última contraofensiva alemana en las Árdenas, imponiéndose en la batalla de Bastogne; atravesó la frontera alemana, tomó Tréveris, ocupó el Sarre y el Palatinado, y atravesó el centro de Alemania hasta Checoslovaquia, donde le detuvo el armisticio (1945).

Terminada la guerra con la derrota de Alemania, Patton se mostró disconforme con la política de desnazificación del país que pusieron en marcha los aliados, razón por la que fue alejado del mando en el mismo año 1945.

Su muerte está rodeada de extrañas circunstancias. Su coche oficial, un Cadillac de 1938, fue embestido de frente por un camión militar. En el hospital, cuando Patton empezó a recuperarse de sus heridas, las leyendas cuentan que envenenaron al general.

Según el escritor Robert K. Wilcox, en su libro “Target: Patton”, la operación estuvo orquestada por Willian J. Donovan, jefe de la OSS (Office of Strategic Services, o lo que es lo mismo, el servicio de inteligencia de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Está considerada la antecesora de la CIA), y ejecutada por agentes del NKVD (su homólogo ruso).

Según Wilcox, Willian J. Donovan dijo sobre Patton:

“Se nos presenta una situación dramática con este patriota, está fuera de control y lo debemos de salvar de sí mismo, y también porque puede arruinar todo lo que los aliados han hecho”

Compartir