En el marco de la Guerra Civil española, es fusilado en la prisión de Alicante José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española.

José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia (Madrid, 24 de abril de 1903), fue un abogado y político español, primogénito del dictador Miguel Primo de Rivera y principal líder del fascismo español. Acusado de conspiración y rebelión militar contra el Gobierno de la Segunda República, fue condenado a muerte y finalmente ejecutado durante los primeros meses de la Guerra Civil Española.

Su imagen fue honrada durante la contienda y el régimen franquista lo convirtió en icono y mártir al servicio de la propaganda del instaurado Movimiento Nacional. Su muerte fue silenciada en el bando sublevado durante dos años, recibiendo el apelativo de “el Ausente”.

Terminada la guerra, su nombre encabezó todas las listas de fallecidos de dicho bando y la inscripción “José Antonio ¡Presente!” se podía encontrar en muchas iglesias españolas. Ostentó en vida el título nobiliario de marqués de Estella, con Grandeza de España.

Las relaciones de Primo de Rivera y Franco nunca fueron buenas. Primo de Rivera se negó a que Franco figurara junto a él en la lista de candidatos en las elecciones por Cuenca y Franco, posiblemente, no le perdonó esa actitud.​ Lo cierto es que la muerte de Primo de Rivera facilitó a Franco la posterior utilización de la Falange.

Ramón Serrano Suñer relata en sus memorias:

«Respecto al mismo José Antonio no será gran sorpresa, para los bien informados, decir que Franco no le tenía simpatía. Había en ello reciprocidad pues tampoco José Antonio sentía estimación por Franco y más de una vez me había yo —como amigo de ambos— sentido mortificado por la crudeza de sus críticas».

Tras el final de la guerra, el cuerpo fue exhumado y llevado a hombros desde Alicante hasta el Escorial. Y una vez terminada la basílica del Valle de los Caídos, Francisco Franco ordenó que su cadáver fuera trasladado y sepultado allí.

Compartir