En Barcelona es demolido el Camp de Les Corts, antiguo estadio del Fútbol Club Barcelona.

El Camp de Les Corts (en castellano traducido como Campo de Las Cortes), popularmente llamado Les Corts, fue el segundo estadio de fútbol de la historia del Fútbol Club Barcelona, anterior al actual Camp Nou y posterior al Camp del Carrer Indústria.

Entre los años 1922 y 1957 el equipo azulgrana jugó en dicho estadio, que fue testigo del crecimiento y consolidación del club. Estaba situado en el corazón del barrio homónimo, rodeado por las calles Numància, Travessera de les Corts, Vallespir, y Marqués de Sentmenat. El terreno de juego medía 101×62 metros y fue obra de los arquitectos Santiago Mestres y Josep Alemany. El aforo del campo empezó siendo de 25.000 espectadores y llegó a los 60.000 antes de ser demolido. En 1943 se levantó la tribuna con una excepcional marquesina de hormigón obra de Eduardo Torroja.

Les Corts se construyó en un tiempo récord de tres meses. Fue el primer estadio con césped del club. La inauguración oficial se produjo el 20 de mayo de 1922, celebrando un partido amistoso que ganó 2-1 contra el Saint Mirren Football Club de Escocia. El primer gol del partido lo marcó el escocés Birrel en propia meta y el segundo, Alcántara.

El Barça continuaba siendo el símbolo de la resistencia catalana contra el poder central, sobre todo durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera (1923-1930). Eran tiempos difíciles entonces. El día 14 de junio de 1925, el Campo de les Corts fue escenario y testimonio de un episodio que ha pasado a la historia del club azulgrana.

El club había organizado un partido contra el CE Júpiter en homenaje al Orfeón Catalán. Inicialmente la autoridad gobernativa no concedió el permiso y eso provocó que el día del partido una gran cantidad de aficionados y catalanistas se concentraran en Les Corts.

Finalmente, concedida la autorización previa y antes de empezar el partido con el público en las gradas, la banda de música de la British Royal Marine (anclada en aquellos días en el puerto de Barcelona) tocó los himnos español y británico. El público silbó ruidosamente mientras sonaba la “Marcha Real” y, al contrario, aplaudió durante el “God Save the King” británico.

La autoridad gobernativa, enfurecida por el incidente, no tardó en reaccionar contra el club y en represalia por esos hechos, el Camp de Les Corts fue clausurado por una duración de seis meses, finalmente reducida a tres. El presidente Joan Gamper presentó la dimisión.

El 7 de mayo de 1963 se celebró una asamblea extraordinaria del club, en la que los socios autorizaron el derribo del estadio y la convocatoria de una subasta de los terrenos a partir de 100 millones de pesetas. Poco después, el Gobierno Civil también dio el permiso necesario para el derribo.

Trofeo del Torneo Internacional de Pascua, copa benéfica disputada en Les Corts en 1950.

El 15 de septiembre de 1965 la asamblea del FC Barcelona aceptó la oferta de 205 millones de pesetas de un grupo representado por el abogado José Sabata. Sin embargo, un año después, al no satisfacerse los pagos en los terminios fijados, la junta directiva decidió convocar una nueva subasta. Finalmente, fue la inmobiliaria Hábitat la que se hizo con los terrenos por 226 millones de pesetas.

Las obras de derribo del Camp de Les Corts empezaron el 2 de febrero de 1966, ante la nostálgica mirada de cientos de socios y aficionados que aquel día se dieron cita. De los 26.990 metros cuadrados, 15.300 se destinaron finalmente a jardines y equipamientos deportivos (pista de baloncesto y hockey, piscinas, etc.) y en el resto se edificaron viviendas y comercios.

Militantes falangistas ante el campo de Les Corts
Compartir