El 02 de Junio de 1899, Tras resistir 15 meses de asedio, se rinde el destacamento español del poblado de Baler.

De los cincuenta y dos hombres del Batallón de Cazadores Expedicionario nº. 2 que, a las órdenes del Capitán de Infantería don Enrique de las Morenas Fossi, se hacen fuertes en su iglesia en Febrero de 1898 sobreviven veintisiete valientes que la historia conoce como los “Últimos de Filipinas”.

Muerto el capitán de enfermedad, el 23 de Noviembre de 1898, la heroica defensa la asume el Segundo de Infantería don Saturnino Martín Cerezo. Estos bravos soldados que no tienen conocimiento oficial de la paz firmada, se niegan a oír a los emisarios filipinos que les quieren informar de ello y resisten tenazmente.

Consumada ésta son repatriados y el 25 de Marzo de 1904 desembarcan en España los restos del capitán siendo inhumados en el panteón de Nuestra Señora de Atocha, villa de Madrid. Ambos mandos son recompensados con la Cruz de la Real y Militar Orden San Fernando.

Compartir