Se produce el primer vuelo en Alemania del dirigible ‘Graf Zeppelin’.

Fue nombrado así en homenaje al pionero alemán de la aeronavegación Ferdinand von Zeppelin, quien alcanzó el rango de Graf o Conde en la nobleza alemana. Fue la mayor aeronave de su tiempo, con una longitud total de 236,6 m y un volumen de 105.000 m³. Se propulsaba con 5 motores Maybach de 550 CV y podía transportar una carga de 60 toneladas.

El 29 de agosto de 1929, comandado por Hugo Eckener, completó su primer vuelo alrededor del mundo al aterrizar en Lakehurst, Nueva Jersey, Estados Unidos. Su viaje duró 21 días, durante los cuales recorrió 34.600 km.

Después de la Segunda Guerra Mundial y la llegada de nuevos y mejores aviones más pesados que el aire desplazaron por completo al dirigible, que no sobreviviría a la década de los años 30. Y así, aquellas majestuosas e imponentes aeronaves, que una vez sobrecogieron y maravillaron al mundo, dejaron de existir. Y, aunque nunca llegaron a desaparecer por completo, parece que ahora amenazan con volver.

 

Compartir