Con el pretexto de ayudar a España en la conquista de Portugal, que continua oponiéndose a abandonar su alianza con el Reino Unido, entran en suelo español las tropas Napoleónicas comandadas por el general Junot.

Cruzaron territorio español a toda marcha en invierno y llegaron a la frontera con Portugal el 20 de noviembre. Sin embargo, los planes de Napoléon iban más allá, y sus tropas fueron tomando posiciones en importantes ciudades y plazas fuertes con objeto de derrocar a los Borbones y suplantarla por su propia dinastía, convencido de contar con el apoyo popular.

La presencia de esta tropas terminará por alarmar a Godoy, primer ministro de Carlos IV, que recelará de las verdaderas intenciones de Napoleón. Incomprendido, el pueblo español se manifestará en contra de la política de Godoy. Todo ello culminará con el Levantamiento del 2 de mayo de 1808, inicio de la Guerra de Independencia Española, hasta que en 1813 el ejército francés derrotado, se retire definitivamente y pierda el territorio.

Compartir