El Gobernador General alemán para Polonia, Hans Frank, establece el gueto judío más grande de Europa: el gueto de Varsovia.

Establecido por la Alemania nazi durante el Holocausto, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, fue implantado en el centro de la capital polaca. En él fueron confinados sobre todo los judíos de Varsovia, así como también de otras regiones de Polonia bajo control alemán. También fueron internados los judíos deportados de Alemania y de los diferentes países ocupados por los nazis.

Fue concebido principalmente como campo de tránsito de las deportaciones para un destino final: el campo de exterminio de Treblinka, entre otros, y, como tal, formaba parte del exterminio en masa organizado, denominado con la expresión eufemística de “Solución final de la cuestión judía”.

El gueto de Varsovia tenía una población estimada de 400 000 personas,​ un 30 % de la población de Varsovia, que se encontraban hacinadas en una superficie equivalente al 2,4 por ciento de la misma ciudad. Durante los tres años de su existencia, el hambre, las enfermedades y las deportaciones a campos de concentración y de exterminio redujeron su población a 50 000 habitantes.

Compartir