Napoleón desembarca en la isla de Santa Elena, en el Océano Atlántico, donde ha sido condenado a destierro por los británicos. Allí permanecerá hasta su muerte.

En Santa Elena, con un pequeño grupo de seguidores, redactará sus memorias, criticará a sus carceleros y permanecerá enfermo del estómago durante mucho tiempo, aunque no se lo dirá a nadie hasta estar convencido de tener un cáncer de estómago. El 5 de mayo de 1821, con 51 años de edad, Napoleón Bonaparte morirá.

Investigaciones recientemente realizadas con muestras de su cabello, que se tomaron en su lecho mortuorio, han revelado que contenían arsénico hasta tal punto, que se necesitaban dosis altamente peligrosas para lograr ese grado de concentración. Ello sugiere que es muy probable que pudiera morir a causa de un envenenamiento, lo que también concordaría con sus síntomas, ya fuera intencionadamente o no.

Compartir