En Alemania, la locura xenófoba de Hitler sigue “in crescendo” y promulga las “Leyes de Nüremberg” mediante las cuales la población alemana se divide en “ciudadanos” del Reich y “súbditos” (minorías de sangre no germana) privados de cualquier derecho constitucional, prohibiéndose a los judíos el matrimonio o relaciones extramatrimoniales con ciudadanos alemanes o de sangre afín, entre otras muchas medidas similares.

Las leyes de Núremberg fueron redactadas por el jurista y político Wilhelm Frick en su cargo de Ministro de Interior del Reich (1933-1943), bajo la anuencia de Adolf Hitler y Julius Streicher como coautor.

Las leyes definían a alguien como judío si presentaban las siguientes características:

-Tener tres abuelos judíos y un abuelo alemán era considerado judío al 100 %.
-Tener dos abuelos judíos y dos alemanes era considerado mestizo judío al 50 %.
-Tener un abuelo judío era considerado Mischlinge o mestizo al 25 %.
-Abrazar la religión judía sin ser judío de nacimiento era considerado judío al 100 % (podían ser pastores católicos, feligreses de sinagogas, etc).
-Casarse o mantener relaciones extramatrimoniales con una persona judía era considerado como prohibido y la persona que lo hiciera podía pasar a ser considerada como judío de primer grado, esto estaba penalizado con prisión.
-Los judíos que se hubieran convertido al cristianismo (luteranos, católicos o protestantes) eran considerados judíos de todos modos por su origen.

Compartir