El general Erwin Rommel se suicida ante la alternativa de ser juzgado por traidor por participar en el atentado del 20 de julio contra Hitler.

Erwin Johannes Eugen Rommel fue uno de los más famosos mariscales de campo alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Recibió el apodo de Zorro del Desierto (Wüstenfuchs) a raíz de su habilidad como comandante del Afrika Korps durante la campaña del norte de África entre 1941 y 1943. Posteriormente recibió el mando de las unidades alemanas estacionadas en Francia para contener la previsible invasión aliada, que acabó materializándose en Normandía.

Rommel es recordado frecuentemente no solo por sus señaladas proezas militares, sino por su caballerosidad con sus adversarios (fue uno de los mandos alemanes que se negó a obedecer la Kommandobefehl).

Tras el atentado del 20 de julio de 1944 contra Adolf Hitler, en la Guardia del Lobo, organizado por el coronel conde Claus von Stauffenberg (Operación Valkiria), fue acusado de haber participado en el mismo y obligado a suicidarse para evitar represalias contra su familia y su personal cercano.

Compartir