A las dos de la madrugada el marinero Rodrigo de Triana grita “¡Tierra!” desde la carabela Pinta. Se acaba de descubrir el Nuevo Mundo. El territorio avistado es una isla de las Bahamas, que Colón denomina San Salvador y que actualmente se llama Guanahani.

Cristóbal Colón creerá durante mucho tiempo que han arribado a Asia Oriental y no a un continente hasta ahora desconocido en Europa. Este descubrimiento condicionará la evolución política, social y económica de los siglos venideros.

De este viaje sólo regresarán dos carabelas a España, la Pinta y la Niña. La Santa María embarrancará en la isla Española en diciembre de 1492. Sus restos servirán para construir el Fuerte Navidad.

Compartir