En el marco de la Segunda Guerra Mundial, comienza la Batalla del Cabo Esperanza, también conocida como la segunda batalla de la isla de Savo. Se desarrolló entre el 11 y el 12 de octubre de ese año, y fue una batalla naval de la campaña del Pacífico entre la Armada Imperial Japonesa y la Armada de los Estados Unidos.

La batalla fue la tercera de los cinco mayores enfrentamientos navales durante la Campaña de Guadalcanal y tuvo lugar en la entrada del estrecho formado entre la isla de Savo y Guadalcanal, en las Islas Salomón.

En la noche del 11 de octubre, las fuerzas navales japonesas en el área de las Islas Salomón, enviaron un importante convoy de provisiones y refuerzos a sus fuerzas en Guadalcanal. El convoy consistió en dos portahidroaviones y seis destructores.

Al mismo tiempo, pero en una operación separada, tres cruceros pesados y dos destructores intentaban bombardear el aeródromo de los aliados en Guadalcanal (llamado por los aliados “Campo Henderson”) con el objetivo de destruir los aviones y las instalaciones de la base aérea.

Poco antes de la medianoche del 11 de octubre, cuatro cruceros y cinco destructores estadounidenses, interceptaron a la flota japonesa en las proximidades de la isla de Savo, cerca de Guadalcanal. Tomando a los japoneses por sorpresa, los buques de guerra norteamericanos hundieron uno de los cruceros y uno de los destructores enemigos y dañaron seriamente otro crucero, forzando al resto de las naves japonesas a abandonar su misión de bombardeo y huir.

Posteriormente, en la mañana del 12 de octubre, cuatro destructores japoneses del convoy de provisiones regresaron para asistir en su retirada a los dañados buques de guerra. Los ataques aéreos de los aviones estadounidenses del Campo Henderson hundirían dos de estos destructores, asestando así un golpe definitivo.

A pesar de la victoria, la batalla tuvo pocas consecuencias estratégicas inmediatas. Apenas dos noches después, dos acorazados japoneses bombardearon y casi destruyeron el Campo Henderson, y más refuerzos japoneses fueron desembarcados con éxito en la isla.

Compartir