Por primera vez en la historia de los tribunales de Estados Unidos, un jurado completamente blanco del sur del estado de Alabama, condena a tres miembros del Ku Klux Klan por el asesinato de la activista de derechos civiles blanca, Viola Liuzzo, de 39 años.

Liuzzo, madre de cinco niños en Detroit, fue asesinada a tiros cuando circulaba en su coche con un joven activista negro, Leroy Moton, de regreso a la ciudad de Selma a raíz de una marcha de protesta a la capital del estado de Montgomery el 25 de marzo, cuando otro coche se colocó al lado del suyo y la dispararon dos veces en la cabeza muriendo al instante.

Su auto se salió de la carretera y se estrelló, pero Leroy Moton resultó ileso. En 24 horas el presidente Lyndon Johnson apareció personalmente en la televisión nacional para anunciar la detención de los culpables.

Un jurado blanco fue seleccionado para el juicio y el abogado defensor de Colie Leroy Wilkins, de 22 años, Eugene Thomas, de 42, y William Eaton, de 41, hizo comentarios abiertamente racistas en sus argumentos finales, llamando a Liuzzo “blanca negra”, con el fin de influir en el jurado.

La táctica tuvo éxito suficiente como para dar lugar a la anulación del juicio y la absolución de los acusados en varias ocasiones, convirtiéndose así en un proceso bastante largo. Finalmente, fueron ajusticiados por un tribunal federal acusados por conspiración al violar los derechos constitucionales de la señora Liuzzo, condenándoles al máximo de 10 años de prisión, al no poder sentenciarlos por cargo de asesinato ya que el homicidio no se encontraba dentro de la jurisdicción federal.

Los acusados por el asesinato de Liuzzo.

Liuzzo fue objeto de un documental en 2004 “Home of the brave”. Asimismo, su historia fue inmortalizada en la canción “Color Blind Angel”, del cantante de blues Robin Rogers.

Compartir