En España, la reina Isabel II coloca la primera piedra del Congreso de los Diputados sobre el mismo sitio que ocupa el antiguo. El proyecto del arquitecto Narciso Pascual y Colomer, quedará terminado en 1850, celebrándose el 3 de noviembre su solemne apertura.

Más adelante, con el bronce fundido de los cañones capturados a las tropas marroquíes en la guerra de 1859, se incorporarán los leones presidiendo y vigilando sus puertas.

El actual Congreso de los Diputados no tiene nada que ver con el que se abriría solemnemente aquel 31 de octubre de 1850 con la asistencia de la reina Isabel II. Aquel pequeño edificio (12.400 metros cuadrados edificados) se ha convertido 167 años después en un importante complejo formado por cinco edificios con 73.000 metros repartidos a ambos lados de la carrera de San Jerónimo. No obstante, sigue siendo el edificio del siglo XIX el que concita todas las miradas.

Compartir