El ‘Guernica’, monumental pintura contra la guerra de Pablo Picasso, vuelve al fin a España.

Esta obra fue encargada al genio malagueño por del Director General de Bellas Artes, Jose Renau, a petición del Gobierno de la Segunda República Española para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París. Su fin: atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena Guerra Civil Española.

El cuadro representa el sanguinario bombardeo de Guernica (Operación Rügen), municipio del País Vasco. Un atroz ataque aéreo realizado sobre esta población española el 26 de abril de 1937, en el transcurso de la Guerra Civil Española, por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, que combatían en favor del bando sublevado. Las estimaciones actuales de víctimas cifran los fallecidos en unos 126.000, según el estudio más reciente.

En 1939 la pintura fue enviada a Nueva York, en cuyo Museo de Arte Moderno (MOMA) permaneció, de acuerdo con los expresos deseos de Picasso, hasta que la democracia volviese de nuevo a España. En la actualidad se puede admirar esta gigantesca pintura en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Compartir