En Barcelona se celebra la primera carrera de automóviles de España.

Tuvo lugar en el parque barcelonés de la Ciutadella y, en esta primera carrera, también participaron motos. La inscripción valía 2 pesetas y los premios que se podían conseguir variaban desde las clásicas medallas hasta un alfiler de corbata, o un jarrón de porcelana, entre otros.

El parque de la Ciutadella de Barcelona, edificado entre 1716 y 1718, sirvió para multitud de menesteres a lo largo de sus casi 300 años de vida. Desde lugar de ejecuciones durante la Inquisición hasta sede de la Exposición Universal, e incluso de circuito de carreras como es el caso que nos ocupa.

La revista deportiva “Los deportes”, fundada en 1897, informaba que la carrera fue organizada gracias a una iniciativa de un grupo de seguidores del ciclismo y los automóviles, y que fue secundada por una sociedad creada ese mismo año cuyo objetivo era fomentar la práctica del deporte a través de la organización de diferentes eventos que atrajeran la atención del público.

Fue durante los actos de la celebración de la festividad de la Mercè, cuando se acogió esta primera carrera de automovilística celebrada en España. Se llevaron a cabo diferentes pruebas, a pie, en bicicleta, en moto y en coche, con diferentes categorías dependiendo del grado de profesionalidad de los participantes.

Según cuentan las crónicas periodísticas del momento, en la carrera de motos participaron tres pilotos: Sanromá, en una moto Phebus, que se retiró al principio de la prueba; Abadal, conduciendo una Clement, que fue descalificado; y el ganador, Daniel, también a bordo de una Phebus.

Pero no os creáis que en la prueba de coches, había muchos más participantes. Un piloto más que en las motos, haciendo un total de cuatro pilotos fueron los que acudieron a la carrera: Baixeras, Stahel, Prieto y Fradero, todos al volante de diferentes modelos Benz con los que tuvieron que dar un total de ocho vueltas al trazado.

Tras finalizar el evento se obsequió a organizadores y participantes con un copioso banquete en la vaquería del parque (el actual Institut Verdaguer). La lástima es que, hasta el día de hoy, no existe documentación gráfica ni de las carreras, ni de los actos de celebración.

Compartir