La madrugada del 1 de septiembre de 1939, soldados alemanes invadien Polonia por tierra. Por mar los U-boat atacaron a sus fuerzas en el Báltico y en del aire caían las bombas de la Luftwaffe contra sus aeródromos; las fuerzas polacas, que esperaban una campaña mucho más gradual, fueron en poco tiempo aniquiladas.

Adolf Hitler aseguró a Gran Bretaña y Francia que la invasión había sido un acto defensa, pero ninguno de los países estaba convencido. Poco después, el 3 de septiembre, declararon la guerra a Alemania y se inició la Segunda Guerra Mundial que se prolongaría durante los siguientes 6 años.

Compartir