Un día como hoy, de hace 40 años, Carmen Conde entra en la Real Academia Española, convirtiéndose en la primera mujer que forma parte de esta institución. Ocupó el sillón “k”, pronunciando el 28 de enero de 1979 el discurso de ingreso en la Academia, Poesía ante el tiempo y la inmortalidad.

Carmen Conde está considerada como una de las voces más significativas de la “Generación del 27”.

Estatua de Carmen Conde (poeta, maestra y narradora) inaugurada en mayo de 2007 con motivo del centenario de su nacimiento, obra del escultor Juan José Quirós. La estatua muestra a la escritora a tamaño real, sentada en un banco de la Calle del Carmen en Cartagena (España), su ciudad natal.

Autora de una gran obra que incluye poesía, ensayos, artículos, narrativa, teatro y estudios sobre literatura infantil, público al que dedicó la mayor parte de su obra con obras como “A la estrella por la cometa”, “Cuentos para niños de buena fe” o “Cantando el amanecer”, entre otros.

Nació en Cartagena, pero a los 7 años se mudó a Melilla junto a su familia, donde vivió hasta 1920. A la edad de 15 años comenzó a publicar artículos en varios periódicos de la época. Sus inquietudes la llevaron a fundar la revista de creación literaria “El gallo crisis”, junto a su esposo, el poeta Antonio Oliver Belmás y Miguel Hernández.

En 1929 vio publicado su primer libro de poesía titulado “Brocal”, al que le siguieron títulos como “Empezando la vida” y “Júbilos”, éste último prologado por la escritora chilena Gabriela Mistral.

Antonio Oliver Belmás y Carmen Conde durante la Guerra Civil

En 1931, junto a Belmás, funda la primera Universidad Popular de Cartagena, la cual se concibió a imagen y semejanza de la institución que había fundado Antonio Machado, en Segovia.

Al estallar la Guerra Civil, su marido es destinado al frente sur de Andalucía, donde presta diferentes servicios profesionales en gabinetes telegráficos dirigiendo, entre otras cosas, la emisora de radio, hasta que en 1939 se ve obligado a esconderse en casa de su hermana, en Murcia. Al finalizar la Guerra, es acusado por un delito de rebelión militar, fue sometido a un proceso de depuración político-social y separado del Cuerpo de Telégrafos. Hasta abril de 1946, que se le exculpa de los delitos por rebelión militar y se le concede el indulto y la libertad definitiva.

Cuentan que para los años 40 fue cuando la española comenzó una etapa de verdadera productividad en su quehacer literario, pues en esta época escribió diversos textos bajo seudónimos, como Magdalena Noguera y Florentina del Mar, entre otros. Trabajó para el sello editorial Alhambra, realizó colaboraciones en la Sección Bibliográfica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y en la sección de publicaciones de la Universidad de Madrid.

La Real Academia de la Lengua la eligió en 1978 para suceder al fallecido dramaturgo Miguel Mihura en el sillón K, que había dejado vacante.

Carmen Conde leyó su discurso de ingreso

Tomó posesión a su cargo en enero del año siguiente, manifestando a diversos medios españoles que el machismo es una triste consecuencia de la historia que arrastran las mujeres, pero que por suerte la Academia ya se había dado cuenta de ello y había cambiado, eligiendo a una mujer como miembro por primera vez, según da cuenta una nota de la edición electrónica del diario español “El País”.

A lo largo de su trayectoria fue reconocida con diversos galardones, entre los que destacan el Premio Elisenda de Montcada, el Nacional Simón Bolívar de Siena, el Doncel de Teatro Juvenil, el Nacional de Poesía, el Ateneo de Sevilla y el Nacional de Literatura, por mencionar algunos.

En 1994, tras la muerte de su marido, la escritora cedió todos sus archivos, biblioteca y demás objetos relacionados con su trayectoria en las letras a su ciudad natal, destacando la correspondencia entre ella y sus amigos Rubén Darío y Miguel Hernández.

Esta ilustre escritora española pasó los últimos tres años de su vida sin actividad y apartada de la vida social, como consecuencia del mal de Alzheimer que padecía. Partió el 8 de enero de 1996 a la edad de 88 años, siendo recordada como una mujer llena de vitalidad que supo plasmar en su obra y sus acciones .

Carmen Conde en el acto de ingreso en la RAE.

“Pasión del verbo”, “Honda memoria de mí”, “Signo de amor”, “Ansia de la gracia”, “Una palabra tuya”, “Obra poética 1929-1966”, “En manos del silencio”, “Las oscuras raíces”, “A este lado de la eternidad” y “Soy la madre”, forman parte de la obra de la considerada máxima representante femenina de la literatura de su tiempo.

Compartir